viernes, 30 de junio de 2017

PALMAS


PIGMENTOS Y PINCELES

En la mitad del siglo XIX París sufría una conmoción artística, motivada por unos jóvenes burgueses cuya pintura rompía con el clasicismo que imperaba en el “Saloon”.

Todos los pintores de renombre y estilo clásico exponían en él, los críticos les elogiaban, lo cual incrementaba las ventas.

La vida en París de algunos compañeros del grupo era bastante disoluta por la pensión económica que recibían de su familia.

Acudían a las escuelas de fama pero ellas les enseñaban el dibujo clásico, su descontento iba en aumento.

A sus tertulias les acompañaba Zola que les animaba a crear un nuevo estilo donde predominara el color, el paisaje y la vida cotidiana sin olvidar el retrato.

Aunque Eduardo era diez años mayor que Claudio, sus discrepancias con el resto hacía que las ideas fluyeran.

Decidieron crear una galería próxima al Saloon para mostrar sus cuadros y poder vender, pues su economía empezaba a resentirse.

Eduardo invitó a Berta a asistir a las tertulias, ya que no le admitían en el Saloon por ser mujer. En cuanto tenía un rato libre iba al estudio de Eduardo a posar para él.

La pintó de diferentes formas y vestimentas, tenían una conexión especial, pero estaba casado y a ella no le gustaba el matrimonio, siempre decía que estaba casada con la pintura.

Edna, su hermana se casó y ya había sido madre, Berta disfrutaba de las dos pues iba a menudo a verlas.

En uno de los retratos que Eduardo le hizo lo terminó pintando en una esquina una ranita verde, toda una declaración de amor.

Todos se casaban, Berta y Renoir seguían solteros. Cada vez que se les insinuaban Berta siempre respondía lo mismo: ya estoy casada.

Sin embargo a Augusto se lo decían en su estudio, a lo que respondía “las mujeres son para pintarlas y los pinceles para casarme”.

Eugenio el otro Manet estaba enamorado de Berta y Eduardo no cejaba en el empeño de que aceptara la propuesta de su hermano ya que disfrutaría de estabilidad económica y era un buen hombre.

Cuando ella por fin se prometió con Eugenio su hermano dejó de retratarla, pero Berta seguía acudiendo a las tertulias acompañada de su marido. Influenciado por el grupo se inició en la pintura sin otro afán de probar sus aptitudes.

La economía se resentía las deudas les agobiaban ya no podían pasar los veranos en Argenteuil y pintar el esplendor de la primavera con las diversas y bellas tonalidades a las orillas del Sena.

Degas les reunió en su taller al que acudieron Monet, Manet, Renoir, Pissarro, Berta y Eva que terminó convirtiéndose en modelo de Eduardo.

Con el estallido de la guerra franco-prusiana el grupo se disolvió, cada uno se fue a distintos lugares, unos se quedaron en Francia en pueblos muy alejados de París y otros como Monet se fue a Londres.

Le gustó tanto que regresaría siete veces más, la niebla y el Támesis fueron su inspiración. Pintó bastante más de cien cuadros durante su estancia.

Al acabar el conflicto volvieron a París. Se reunían en de vez en cuando a cotejar su evolución, pero pocos se quedaron bajo el paraguas de la sociedad que formaran.

Manet y Monet se  distanciaron pero cuando éste murió avisaron a Monet y llevó su féretro junto a los demás pintores.

Sus vidas tomaron rumbos diferentes y Monet se retiró a Givengy con Alice y sus seis hijos más los dos de Camile. Los adoptó aunque siempre corrió el rumor que el último varon de Alice era de Monet, pese a estar continuar casada con el representante de Claud.

Después de morir Camile a edad de 32 años se casó con Alice y tuvo a su última hija.

Los paisajes de Givengy y su nueva familia fue la temática de sus pinturas, dicen que son sus mejores trabajos, los más representativos del impresionismo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HERMOSAS


jueves, 29 de junio de 2017

REFRÁN


A perro con hueso en la boca, ni su amo le toca.

DOS GOTAS DE SOL


©  Todos los derechos reservados.

SOL ARTIFICIAL


©  Todos los derechos reservados.

POEMA IV


            TU SONRISA

 Sonríe, sonríe siempre, sonríe
Que nunca te falte
En tus ojos y en tus labios
Entonces el cielo ante ti se abrirá,
Atrapa los rayos del sol en ellos
Siempre tu mirada florecerá.
Sonríe, sonríe siempre, sonríe
Dame tu mano y dancemos al sol
Con la música del viento
Sonriamos con nuestros cuerpos
Hasta fundirnos con ellos.

 
Toñi R.


 
 ©  Todos los derechos reservados.


miércoles, 28 de junio de 2017

MARAVILLA NATURAL


©  Todos los derechos reservados.

LA FLORINDA Y EL BUDA

Entre risas y bromas el grupo que una vez a la semana se reunía a degustar un buen café en una de las cafeterías del puerto, fue haciéndose cada vez más homogéneo.

En ambiente tan relajado comenzaron a surgir miradas cómplices entre algunas parejas.

Unas equivocadas, otras provocativas y las más jocosas y divertidas. Sabemos que por debajo de la mesa ocurren cosas que a cierta edad parece que no deben suceder, pero hete aquí que pasan igual que a unos adolescentes y es que las tonterías no tienen edad.

Disimular, disimulaban eso creían ellos pero los demás se miraban con picardía de quién les ha pillado infraganti.

La otra persona bebía los vientos sin disimulo ninguno por otra, que sus gustos no eran precisamente los mismos. Avisar le avisamos, pero tan coladita estaba por él que no se lo creyó; y así continua con su eterna sonrisa y miradas no correspondidas.

Mientras la Florinda y el Buda viven los comienzos de un incipiente amorío, los demás observan sus avances, que éstos no parecen progresar adecuadamente.

Y es que la moda de la meditación traída de Oriente une bastante, aunque cada uno medite a su manera y lo entienda de forma diferente.

Coincidieron con ella en el concierto y su amor no le acompañaba, mal síntoma pensaron.

A los pocos días se reunieron en el puerto a tomar su delicioso café, y ella apareció sola, mediada la tarde el Buda se agregó. Pasó por delante de ella y se sentó lo más alejado.

Al concluir se despidieron yéndose cada uno por su lado, los comentarios surgieron con ironía: “ la ruptura queda confirmada antes de ser novios”.

 

 ©  Todos los derechos reservados.

 

domingo, 4 de junio de 2017

POEMA III


                    PERMÍTEME

 Permíteme que rompa estas cadenas
Fuertes e invisibles cual Ariadne,
Que me han atado a ti  una vida entera
En espera que tu veleidad en mi aplacase.

 Tu amor, no era amor querida mía
Lo tuyo era simple cobardía
Capricho de tenerme enredado
En tus redes de fiel enamorado.

 Las heridas del alma van cerrando
De cicatrices está lleno el corazón
A tu recuerdo  su final le llega
 Debo abrir la puerta a quien espera


                                       Toñi R.
 ©  Todos los derechos reservados.


MAYA


MODERNIDAD


jueves, 1 de junio de 2017

MARIPOSAS EN GRIS

Se desliza lentamente el telón dando paso al escenario cubierto de una espesa niebla mientras suena una música barroca, una luz azul intensa nos ilumina desde el fondo.

Cambian los sonidos de los instrumentos por unas voces que recuerdan a la prehistoria.

La niebla se disipa por ambos lados, los bailarines empujan unas jaulas donde unas danzantes aparecen prisioneras, mientras el resto corren desesperados huyendo en busca de la libertad.

Una libertad compartida con el otro, con amor y dulzura, pasa el tiempo y se corrompe por el afán de dominar, del poder ejercido con soberbia.

Se destruye y de nuevo en soledad para buscar nuestro perdido yo. Vuelven a correr  con desesperación, se enzarzan en luchas grupales hasta morir. La música suena lenta y delicada, resucitan en un mundo diferente los besos suben al primer plano, es un tiempo de paz.

Una nueva era prospera llena de libertad, el amor crece, se desarrolla, sus rostros iluminados por sonrisas conviven en armonía.

Un fuerte estruendo musical anuncia otro cambio en la sociedad, regresan los enfrentamientos, las luchas de poder desde las parejas, al grupo y las mariposas se esconden mientras sus alas pierden su color.

Las jaulas aparecen con sus prisioneras, los hombres las zarandean. Exigen su dominio, su poder y su sometimiento.

La banda sonora se oye estridente las mariposas grises luchan por liberarse de su prisión.

De nuevo enfrentados por la libertad individual, por demostrar lo inteligente de su pensamiento y su valía en la sociedad.

La música se suaviza y el grupo comprende que con la colaboración de todos, es la única forma de avanzar, de progresar, siendo libres con respeto a cada uno de nosotros en la diversidad de las opiniones.

Se baja el telón y el público aplaude hasta no sentir las manos, los vítores resuenan por el teatro. La gente sale en silencio.


©  Todos los derechos reservados.

CUCHARAS DE DISEÑO