sábado, 22 de abril de 2017

SÉ QUE LO SABES


Nos conocimos hace tiempo y quién nos iba a decir que pasaríamos ratos tan divertidos, casi siempre acompañados por unos vasos de café con leche y al tiempo que saboreamos un pequeño dulce.

Las charlas de lecturas variadas y tímidos escritos, con el fin de desempolvar alguna de nuestras neuronas antes de que comiencen a vaguear.

A veces escucho frases que no acierto a entender, te miro y comprendo que no han salido de tu boca. Entonces me fijo en tus ojos ellos me cuentan las palabras que no pronunciaste, sin embargo tus labios me dicen “sé que lo sabes”.

Seguimos la conversación, las ideas fluyen con ironía incluida que es música para el espíritu, baile para nuestras miradas y la antesala de las risas.

Recuerdo como empezaste a decir “sé que lo sabes” cada vez que expresabas una opinión, ahora le hemos pillado el puntito y “sé que lo sabes” nos lo decimos hasta con la mirada, entonces los ojos bailotean, los labios sonríen y de pronto las gargantas explotan en sonoras carcajadas.

Sin embargo cuando entramos en conversaciones convencionales con variados grupos, notamos que hay que explicar hasta las más básicas de nuestras opiniones, da la impresión que no han crecido al mismo tiempo su  cuerpo y su mente.

Según  parece necesitan demasiadas explicaciones lo que resulta agotador, a veces, solo a veces cuando tenemos un día atravesado  una de dos, o nos callamos mordiéndonos la lengua o salen de nuestros labios palabras que mejor hubiera sido no pronunciar.

Como nosotros con pocas frases expresamos ideas y opiniones claras con rapidez, a eso lo llaman que “sé que lo sabes” compenetración, comunicación mental, agilidad de pensamiento.

Sin embargo sabemos, que sí, que lo sabemos, que gozamos de  un agudo sentido del humor, lo que a menudo nos lleva a tener unos momentos divertidos. Cuando esas situaciones ocurren simplemente las disfrutamos y sonreímos.


©  Todos los derechos reservados.




 

 

 

1 comentario: