domingo, 12 de marzo de 2017

MINERVA Y JAVIER

Llegó tan cansada del viaje a Londres que entró en la habitación dejó la maleta la puerta abierta de par en par, se quitó los altísimos tacones  y se tumbó en la cama.

Con los párpados pesados  contempló la estancia, respiró profundamente a la vez que sintió una gran sensación de alivio.

Otra vez había disfrutado del congreso en buena compañía fueron días tan especiales que al recordarlos la sonrisa afloraba a su boca.

La monotonía familiar la sumía en el más profundo tedio, la rivalidad con su marido hacía que los dos compitieran en sus respectivas carreras.

Las discusiones cada vez eran más frecuentes unas veces por los niños y otras por un motivo insignificante, la incomprensión, la falta de comunicación les distanciaba.

Cada uno por su lado fueron buscando alternativas que les hiciera soportable las pocas horas que compartían.

Minerva optó por acudir a todos los congresos y conferencias para ascender en el trabajo y él se centró más si cabe en el trabajo, en la música que tanto le gustara de adolescente y en la clase de una vez por semana le abstraía de su monotonía.

La lectura la limitaba al mundo profesional y todas las novedades que le aportaran información para sus conferencias.

Su economía adquiría una progresión elevada al mismo tiempo que aumentaban los caprichos.

Cambio de casa, de coches, ropa cuánto más cara mejor y las vacaciones de verano a lugares lejanos y exclusivos. La cuestión era presumir, destacar ante sus conocidos su alto nivel de vida.

Sin embargo la satisfacción material dejaba un hondo vacío afectivo, sus miradas perdieron el brillo de antaño.

Ella se negaba aceptarlo y en uno de los viajes encontró a la persona que le llevó a experimentar cosas nuevas devolviéndole la sonrisa y un brillo especial a sus ojos.

Sin embargo Javier inmerso en la rutina no percibió los cambios de Minerva, durante muchos meses continuó con su doble vida.

Era su aniversario y para celebrarlo se fueron de viaje a la ciudad donde todo comenzó. El champán, las flores, la música, los intercambios de regalos, la lencería sensual y los nuevos juguetes crearon un mundo de sensaciones donde el placer era el rey.

Sonó insistentemente el móvil de Minerva con la excitación del momento lo quiso apagar y equivocándose de tecla lo descolgó y al otro lado Javier descubrió el motivo del cese de sus discusiones.

A su regreso más eufórica que de costumbre le dio un beso sin para de hablar hasta que Javier en tono quedo le espetó— quiero el divorcio—

Con gesto adusto le contestó— entonces lo sabes—

   ¿Como te has enterado?—

   No importa, dime cuánto tiempo lleváis—

   Un año—

Poco a poco se fueron enzarzando en una fortísima bronca que asustó a los niños. Después cogió su ropa y se fue a la habitación de invitados.

A la mañana siguiente buscó un despacho de abogados matrimonialitas e inició los trámites.

Minerva se refugió en su amante en cuanto le propuso formalizar su relación, y no halló la respuesta que esperaba.

Una vez divorciados buscó un apartamento y continuó volcado en su trabajo, pasando con los niños el tiempo estipulado.

Pronto comenzaron las presiones familiares por ambos lados. “Vuelve a casa por los niños” “mira que la economía se resiente y podíais vivir mejor” “perteneces a un estatus social que te ha costado alcanzar” “sois el cotilleo de todos” etc. Etc.

Como les daba resultado manipularon al niño mayor por el que él sentía auténtica devoción. A fuerza de insistir al verano siguiente consiguieron que regresara.

Habitaciones separadas, sin discusiones, vacaciones juntos a todo lujo y jugar a la apariencia de la reconciliación.

Dejando pasar el tiempo, ver crecer a los hijos y pagando un precio emocional tan alto que cuando los niños sean jóvenes, se vayan del nido ¿qué habrá sido de sus vidas?..

¿Entonces serán capaces de ejecutar su divorcio crecer o seguirán con los convencionalismos sociales? ¿Podrá más la fuerza de la costumbre, que sentir la libertad para evolucionar?

El tiempo y ellos lo dirán…    
 
©  Todos los derechos reservados.
 
 
   
 

3 comentarios:

  1. Relato que muestra la realidad de muchas parejas con el discurrir del tiempo. Como siempre Toñi con tu saber hacer, queda esa pregunta en el aire...
    Besos Cielo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que deseaba transmitir, gracias como siempre por tu interés. Besitos fuertes

      Eliminar
  2. Una historia con tintes reales que da mucho que pensar. La cobardía y el gusto por la estabilidad económica a veces se pagan demasiado caras...

    Buen relato, Toñi, me ha gustado mucho.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar