miércoles, 23 de noviembre de 2016

VOY A TENER UN @


Voy cargada con una maleta grande, una bolsa, el portátil y el bolso cruzado por el pecho con lo bajita que soy si apenas se me ve. No me extraña que la gente me mire asombrada si no me encuentro ni yo ¡cómo para verme ellos!

       Estoy nerviosa para  no despistarme del equipaje y con las ganas locas de ver a los niños que desde el cumpleaños de Daniel no nos hemos reunido.

       El trayecto se hizo corto y al salir de la estación allí estaban ellos, metidos en el coche con su padre para recibirme. ¡Qué alegría! ¡Cuántos besos y abrazos! Era un aperitivo de lo que en casa nos achucharíamos. Llamo por teléfono a los demás para darles novedades que no son tales pues el viaje no las tuvo y eso es lo mejor que puede suceder,

     Mientras intercambiamos los saludos y pregunto por su estado, en especial el de mi nuera, Belén me mira sorprendida y pregunta "¿está enferma la tía?” niego con un movimiento de cabeza continuando con la conversación.

      Después de unos minutos Belén vuelve a preguntar “¿qué le pasa a la tía?” y yo le respondo: "es que la tía está embarazada".

      Sorprendida grita ¡en serio! Y  contenta respondo, "sí en serio". Belén empieza a hacer muchas preguntas, “y ¿es niña?” “¿es niño?” “¿cómo se va a llamar?”…

        Le respondo "aún no se sabe", y entonces Belén dice "entonces como le llamo “prima” o “primo”,  no sé tengo un grave problema, un gran problema" ,no paraba de repetir.

       "¡Ya sé!, gritó le llamare “arroba”, porque arroba sirve para niño y para niña.

       Belén estaba súper emocionada, y cada vez decía levantando la voz, “VOY A TENER UN ARROBA” “VOY A TENER UN ARROBA”

                                                                                   Relato escrito por Belén y Toñi.


©  Todos los derechos reservados.



 

3 comentarios:

  1. Je, je, je... creo que estamos a bien poco de que alguien empiece a poner la arroba en el nombre de sus hijos. Divertido texto.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno y tierno a la vez. Un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Un tierno relato, me has hecho recordar que cuando yo era muy pequeña. Mi tia tuvo un niño muy grande pesaba mas de 4 kg. y mi madre dijo , Aurora ha tenido un becerro.Yo como niña que era fui por la calle diciendo a las vecinas: ¡Mi tita ha tenido un becerro! ¡Mi tita ha tenido un becerro...! Un abrazo

    ResponderEliminar