jueves, 24 de noviembre de 2016

LA HORA AZUL


El abismo se cierne sobre ellos, la traición está a punto de desvelarse; las miradas huidizas presagian la tormenta. De repente un trueno ensordecedor rompió el silencio.

Asustada soltó barreño de ropa mojada y giró hacia la puerta del patio, los improperios, vejaciones que escuchaba la estaban llevando al umbral de la locura.

Golpeó la pared hasta no sentir dolor, los gritos continuaban ella enloqueció se volvió hacia él y  con sus manos fue apretando su garganta cada vez más fuerte hasta que un hilo apenas perceptible de voz la trajo a la realidad. Soltó sus manos, muerta de miedo se encerró en el cuarto de baño sus lágrimas corrían desbocadas ¿qué estaba a punto de hacer? Lo hubiera matado.

Llevaban más de 25 años metidos en una espiral de violencia psíquica porque  de la otra lo paró a tiempo, cada vez que le levantaba la mano ella movía la rodilla amenazando su integridad varonil.

Se tumbó sobre la cama mojando la almohada, cuando su hijo entró en casa y al verla una vez más así la dijo: te vienes conmigo.

Asintió porque su miedo se convirtió en terror, ahora tenía que luchar contra dos, la violencia de él y el  pánico de sí misma. Eso era más de lo que podía soportar y ante aquello tenía que reaccionar.

Aprovechando la hora azul cuando a penas hay luz, salió a buscar la claridad fuera de los muros de su prisión. Él salió como de costumbre para volver embriagado a las tantas de la madrugada con voces y golpes.

Pero ésa vez la casa estaría vacía, sus gritos nadie los escucharía, los golpes retumbarían en el silencio de la madrugada. Y ahora ¿qué?... Ya estaba solo.
 

©  Todos los derechos reservados.


 

 
Este relato tuvo su germen en una conversación. Lástima que la ley no incluya a los hombres.
Me dijo una mujer: sí pero las que mueren son  ellas, lo que no sabemos cuántos de ellos mueren solo
cambia la  forma muchos se ven "empujados" al suicidio . Y eso no se contabiliza.
 

1 comentario:

  1. En estos casos lo mejor es darse cuenta pronto de que la violencia, ejercida por el otro es mejor atajarla cuanto antes. Muchas por no hacerlo ha acabado mal y las que han podido reaccionar a tiempo se han salvado. Un abrazo

    ResponderEliminar