domingo, 6 de noviembre de 2016

LA CONFERENCIA


En el salón de conferencias de la universidad hizo su entrada un hombre bajo, moreno, de pelo ondulado y negro, en su rostro destacaba un gran bigote y unos pequeños ojos enmarcados por unas gafas redondas.

Después de su presentación tomó la palabra mientras ajustaba el micrófono a su estatura, con una risita nerviosa que le delató  cosa que dejó al público indiferente.

La sala era demasiado grande o había poca gente, quizás más bien lo segundo.

Su disertación versaba sobre Cervantes y Shakespeare, su analogía y las últimas investigaciones realizadas en la Oxford University donde suponen que Christofer Marlowe es coautor del  celebérrimo escritor.

A medida que la conferencia avanzaba su discurso se fue haciendo más y más farragoso, lento y repetitivo. El murmullo de los asistentes se hacía insoportable, así que poco a poco la gente abandonaba la sala y el conferenciante mudaba su color, bebía agua sin parar hasta que de pronto un fuerte golpe hizo que todos los ojos se volvieran hacia el estrado donde un cuerpo inerte esperaba atención.

Todos se miraban durante unos interminables segundos hasta que de pronto irrumpió en el aula el director del acto, tras agacharse sobre el cuerpo se incorporó y dijo: ¡Está muerto!

Entonces todos se levantaron y despejaron la sala en un abrir y cerrar de ojos, sin mostrar un ápice de respeto hacia la persona que unos momentos antes trataba de inspirar la investigación y el amor por las letras.

 



 
©  Todos los derechos reservados.
 

 

5 comentarios:

  1. Una conferencia letal... Habrá sido víctima de la maldición de Shakespeare?
    Muy buen relato, Toñi.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sé quizás, en estos tiempos...Besitos

      Eliminar
  2. Hola Toñi, he llegado hasta tu blog con una conferencia impactante.
    El relato me lleva a reflexionar sobre cómo algynas personas cuando ven un problema, o buen miran para otro lado o directamente se quitan de enmedio.
    Ni todas claro.
    Te envío un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Miguel, esa era la idea me alegro haberlo conseguido. Gracias por llegar y quedarte, espero no defraudar. Un besito

    ResponderEliminar
  4. Ttoñi.No cejaré en mi empeño de insistir en que puedes presentarte a concursos de relato breves.Tu capacidad de síntesis hace que lo relatado sea verosímil y merecedor de algún premio.Sí, ya sé, que solo te dedicas a tu público y no quieres la fama.Felicidades.MiguelGarcía

    ResponderEliminar