martes, 22 de noviembre de 2016

DE PALMERAS Y BUGANVILLAS

   De palmeras  y buganvillas…De buganvillas y palmeras, lo mire por donde lo mire las veo por todas partes. Ya sabía que en Levante abundaban las palmeras, pero lo que no conocía es que las buganvillas fueran una plaga.

   Hermosas y coloristas cómo ninguna otra o al menos a mí me lo parece su flor parece de papel y da la impresión de fragilidad, nada más lejos de la realidad pues con los vendavales y las lluvias torrenciales que de cuando en cuando azotan estas tierras ellas se mantienen firmes año tras año.

  La palmera de la esquina de mi bloque tan alta, que para ver  sus hojas más pequeñas yo tenía que doblar la cabeza al máximo y tan gruesa por las décadas vividas hoy sólo queda un tronco bajo.

  Un tronco con las cicatrices de una sierra mecánica por culpa de un bichito foráneo que las ataca sin piedad  hasta morir. Me resulta triste ver cada día esa esquina yerma sin que nadie lo repare, y plante una palmerita que con los años luzca alta y frondosa.

  Lo que  llama mi atención de las zonas donde plantan las buganvillas es la escasa combinación  de color, y no es porque no lo haya, que lo hay, todos los del arco iris y alguno más que con las técnicas modernas nos cuesta encuadrar, que si es rosa, que más bien color maquillaje o sea que nos los inventamos.

 Digo esto porque desde que me compré el móvil con cámara (mira que me resistí) y con mi afición a la fotografía comencé a buscar “cositas monas” fue entonces cuando me fijé en la variedad de flores y resultó que por donde paso habitualmente todo eran buganvillas.

    Sííí…lo raro es que todas son del mismo color (moradas) por todo el perímetro de la urbanización sin cambiar la tonalidad porque la flor es bonita y si las combinaran con los demás los colores  llamaría la atención de los viandantes.

    Las palmeras señoriales en su porte y dueñas del paisaje.  En las calles, en los paseos y en los parques, las hojas grandes y verdes nos protejan del sol veraniego y las buganvillas con sus variados colores alegran la ciudad. Ésta que  según dicen  es la tierra de la “eterna primavera”.

 
©  Todos los derechos reservados.




 

4 comentarios:

  1. Hola!
    Hoy he aprendido una nueva flor bungavilla. Por aquí por Almería no he visto pero hay algunas moradas que también son muy bonitas, ahora, no se el nombre. Me encanta como expresas con naturalidad e ilusión lo que relatas. Es hermosa la naturaleza. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. También he descubierto recientemente el nombre de esa flor tan familiar donde vivo. En mi población, Sant Boi de Llobregat(Barcelona) abundan muchísimo, no sabía qué tipo de flor era. Cuando salgo ahora de paseo ya sé cuál es su nombre. Un fuerte abrazo Toñi.

    ResponderEliminar
  3. Muy bello. Muy sentimental tu manera de contar. Todo aquello q se ama y se disfruta, se cuenta con todo el amor del mundo. Precioso texto!!!

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las buganvillas aquí se dan menos , pero cuando voy por las casas o chalets mucha gente las tiene en sus fachadas. Las he visto lilas, rosas de varias tonalidades, rojas, blancas y hasta amarillas y naranjas. Una abrazo

    ResponderEliminar