martes, 29 de noviembre de 2016

ABUELOS CON CARTERA


Ayer por la mañana después de llevar a Daniel al colegio me acerqué a recoger unos botines al zapatero, el cual me queda bastante lejos pero como es de los antiguos prefiero darme el paseíto que hacerlo en el centro comercial.

 En el trayecto paso por delante de una churrería muy coqueta y diminuta, desde la barra ves al churrero como los hace y los saca del aceite para servirlos muy calentitos. Y es que en Madrid somos muy aficionados a los churros y porras, antiguamente los tomábamos con una buena taza de chocolate, pero ahora se mojan en el café con leche. Por eso de que engorda…

 Casi siempre al pasar veo las mismas personas ¿será casualidad? Que entre bocado y bocado conversan amigablemente.

 Al volver del paseo veo que sigue el mismo grupo de abuelos delante del escaparate continuando su charla. Sus voces se alteran hablando de las carteras de valores, y sonrío al escucharles.

 ¡Claro! si están todos los noticiarios de las radios, de las cadenas de televisión, en los periódicos digitales y los de papel. En el parque, en las cafeterías o en cualquier corrillo donde hay más de dos personas en un momento dado se habla de las “pelas” (que arcaico suena) y más con el mar de la corrupción tocando todos los frentes.

 Con esta crisis tan larga muchos abuelos han sido los que se han aflojado la cartera es decir los que siguen ayudando a los hijos. En ocasiones donde el paro ha hecho estragos en su mesa siempre hay un plato más o dos o tres…

 Dejando a un lado el monetarismo cada mañana y cada tarde los vemos empujando carritos de bebés para que tomen el sol o acércalos a los jardines de infancia.

Los más creciditos los llevan de la mano al colegio y con lo que pesan las mochilas algunos las llevan con ruedas (las menos) según van cumpliendo años se creen mayores y se niegan a utilizarlas.

 Al final los abuelos llevamos las carteras de los niños hasta la misma puerta del colegio ya sea con o sin ruedas, eso sí, no entramos pero es lo único que nos falta y no sé yo, si andando el tiempo nos quedaremos dentro también.

©  Todos los derechos reservados.
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario