lunes, 12 de septiembre de 2016

EL OMBLIGO DEL MUNDO

 
En una isla en medio del océano hace muchos, muchos años vivía un pueblo gobernado por un rey que les guiaba con mano firme y prosperidad. Ellos creían que era hijo de los dioses pues todos gozaban en el vergel de su tierra.

Pero de pronto aquel bello lugar empezó a cambiar la tierra comenzó a temblar y la mar embravecida se  la tragaba sin compasión. El rey abrumado pidió consejo a uno de sus magos; éste le dijo que fuera hacia donde hacia el sol, que allí encontraría una nueva isla es lo  que el mago había visto en sueños.

Entonces el rey mandó a unos cuantos de sus mejores exploradores en un pecio en busca de un nuevo lugar donde llevar a su pueblo. Al poco tiempo éstos regresaron para confirmar la visión del mago.

Subieron todos a las naves guiados por su rey mientras la isla era tragada por el mar.

Llegaron a una isla diferente algo escarpada donde las olas bramaban al llegar a los acantilados.

Se distribuyeron a lo largo de la orilla siempre mirando hacia una vez estuvo su hogar, pasaron los años y domesticaron la tierra.

El rey la llamó la isla del fin del mundo y para que las futuras generaciones no olvidaran su procedencia mandó tallar unas gigantescas estatuas y colocarlas mirando al vergel que un día fue “El ombligo del mundo”, su adorada e inolvidable patria.

 


©  Todos los derechos reservados.

1 comentario:

  1. Sin aspirar a ningún reino. no me importaría tener una isla y desaparecer un tiempo.Te invitaría a un coco.Felicidades.Miguel

    ResponderEliminar