jueves, 21 de abril de 2016

AGUAS TURBULENTAS


  Henar cruzaba el largo puente de hierro cuando unas barcas de rescate llamaron su atención, navegaban por el río siempre por el mismo espacio con palos largos.

  Se detuvo a observar y sacar unas fotos, estaba distraída cuando un hombre se aproximó y le contó: Daban las dos en el viejo reloj de pared cuando entraba en su casa como cada día después del trabajo y también  a diario con su costumbre de poner la mesa mientras su mujer daba los últimos toques a la comida.

   Fue la última en enterarse y repetía una y otra vez a todo el que quisiera oírla que al finalizar de poner los cubiertos le dijo “ voy a bajar un momento” y nunca regresó.

   Verás según pasen los días escucharás diversos comentarios sobre lo que lo llevó a arrojarse desde el puente.

Efectivamente pasó la semana y su cuerpo no apareció, las barcas cambiaron el recorrido navegaron bastantes kilómetros hasta que el cadáver flotó en el agua.

  Los rumores se desataron y a cada cual más extraño, quizás el más verosímil sea un desengaño amoroso que alternaba con su matrimonio.

  Sus largas horas en la barra del bar hasta que el alcohol hacía su efecto para tener valor para subir a casa.

  Su mente debía estar abigarrada de turbios pensamientos, llevaba varios meses más introvertido de lo habitual, su carácter cambió y nadie se dio cuenta de la soledad que le embargaba.

   Escogió ese mediodía lluvioso, frío y tan desapacible como su alma y el destino, solo él tenía en su mano cambiarlo y lo hizo, al saltar al río para hacer juntos su camino hacia el mar.
     © Todos los drchos reservados.

1 comentario:

  1. El suicidio, es la consecuencia de un estado de inconsciencia consentida, que lleva a hacer algo que no se quiere hacer, por miedo a lo que pueda ocurrir si no se hace.

    Un beso de Ángel.

    ResponderEliminar