domingo, 21 de febrero de 2016

PREPOTENCIA Y SOBERBIA

      A raiz de unas frases de Dadelhos nos pusimos a comentar si hay diferencia entre prepotencia y soberbia, la línea es tan difusa que apenas se diferencia casi siempre lo uno va acompañado de lo otro.
    Si   en la infancia, adolescencia y juventud nos consintieron todo por capricho, bien por sobre protección, celos fraternales o de cualquier otro tipo, todo se daba por bien empleado para que no nos enfadáramos.
     Eso nos llevó a ser unos “pequeños monstruitos tiránicos” con los que nos rodean si  las cosas no son como queremos y procuramos que la culpa sea siempre del otro. Nuestro ego exacerbado no nos permite tratar de igual a igual, si vemos el menor atisbo de rivalidad alejamos a la persona objeto de ello.
   Nos escondemos detrás de falsas alabanzas y  desconocidos  que no hacen otra cosa que ampliar más si cabe nuestro ego y alejándonos de la realidad.
   Solo nos llevaremos amistosamente con la familia que nos aguanta (y no toda) o con las personas que dependan, se sientan o sean inferiores a nosotros.
   Porque los demás intentarán alejarse sin provocar conflictos y las que nosotros creemos que los provocan, en realidad es una cuestión  de poner sobre la mesa una necesidad puntual fruto del cariño y de la amistad.
    Sin embargo lo verá como una afrenta y lo aprovechará como excusa ante los demás para resaltar su victimismo y que le refuercen su postura.
    De esa forma alejamos a la persona que creemos que nos puede ensombrecer por muchas veces que nos digan que nuestra apreciación no es cierta. Así que comenzamos a borrar todo indicio que nos la recuerde, pero la huella que nos dejan no se quita y a la vez nos hacemos daño inconscientemente.
  ¿Nos compensa elevar nuestra soberbia a costa de perder buenos amigos por el camino?
    Si no sabemos cuidarlos nunca se acercará nadie y la hipocresía (educación) será lo que hallaremos en nuestro camino. Para tomar un café cualquiera nos vale, y en los malos tiempos ¿quién nos apoyará?
  Así que prepotencia, soberbia, egoísmo y el ego exacerbado, solo se combate con un poco de humildad.


©  Todos los derechos reservados.


 



1 comentario: