lunes, 11 de enero de 2016

LOS GATITOS


     La normalidad se instauró de nuevo en el pueblo las cocinas comenzaban su trajín y las chimeneas con su mensaje grisáceo anunciaban la hora de cenar.            

    A los padres les esperaban una gran cantidad de preocupaciones por las travesuras de la inquieta Juana Mª. Una noche  al regresar del campo su padre encontró una gata que había parido cuatro preciosos                                                                                                                                                                                                                                                             gatitos  que estaba amamantando.
     Cogió uno para su hija según se alejaba volvió la cabeza y vio cómo la gata maullaba sintió pena por ella volvió sobre sus pasos colocándole otra vez  el cachorro.
     Cuando se dispusieron a cenar el padre le contó como había encontrado por casualidad unos gatitos muy bonitos de varios colores.                                                                                                                                                    Entonces empezó a hacer pucheros para que  fuera a por el gatito y se lo trajera.
   Por la mañana se despertó más temprano que de costumbre llamó a su padre pero  no estaba, se había ido a trabajar pero vendría almorzar y entonces los vería, e incluso podría elegir el que más le gustara.
    En la hora del recreo pensó que su padre ya habría venido por su almuerzo, pero ¡qué desilusión! esa mañana se lo había llevado.
    Su mamá la hizo comprender que cuando viniera a comer  tendría tiempo de sobra para verlos. Mientras ella le preparaba el desayuno  un gran tazón de leche con Cola-Cao acompañado con una rebanada de pan.
   La tarea de peinar era un poco laboriosa  desenredar el pelo Juana Mª  era escuchar protestas por los tirones y se  enzarzaban en la eterna discusión de todos los días.
   Haciendo las  largas trenzas que luego le adornaban con dos bonitos lazos. Se iba a la escuela tan contenta pues tenía mucha curiosidad por aprender cosas nuevas.
     Llegó la hora de comer y fue corriendo a casa, deseaba ver cuánto antes a los gatitos. Su padre la esperaba junto a la bardera de sarmientos (gavillas de sarmientos formando un alto rectángulo) que había cruzando el ancho camino con aspiraciones a carretera,  había  solo carros, bicicletas y no muchas.
  Cuando su padre fue a enseñarle los cachorritos la gata se los llevó a todos a otro lugar para protegerlos, dejando uno precisamente el que cogió su papá la noche anterior.
   Los animales tienen muy buen olfato y ese gatito ya tenía el olor de los humanos por eso le rechazó. Ahora sí que se lo llevaban, lo cuidarían hasta que fuera lo suficientemente grande e independiente para cazar ratones. Ya le dijeron que sería su responsabilidad tendría que cuidarlo, darle de comer y que no le pasara nada.
     Puso en un cestito de mimbre unos trapos que encontró por casa  colocó al gatito y lo colocó junto a su cama.
   Al día siguiente cuando cenaba un plato de sopas de leche cogió al cachorrito  y lo puso a comer de su plato. El padre dio un manotazo en la mesa y gritó: Eso no se hace. Juana Mª rompió a llorar, tanto, que no cenó, cogió su gatito lo abrazó y llorando se durmió.
 
            ©   
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
     








                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario