miércoles, 18 de noviembre de 2015

EL SIGNIFICADO DEL NOMBRE

     Desde hace ya algunas décadas se impuso en España la moda de poner a los niños primero nombres de origen vasco y luego extranjeros de los cuales la mayoría no   sabemos su significado.

    Por esta causa les imponemos dos nombres con el mismo significado en inglés y en castellano, aunque también proliferan los de origen ruso, porque de la biblia los hemos puesto siempre pero españolizados.

    Sin embargo cómo nos gusta lo exótico se los ponemos en hebreo y mira tu por donde el otro día subiendo las escaleras mecánicas de un centro comercial escucho cómo la abuela llamaba a su nieta “Miriam María”, o lo que es lo mismo María al cuadrado.

    Entonces recordé cuando hace unos años iba a buscar a Marta al colegio a la hora de comer también  recogía a su amiga Irene Paz. Un día se me ocurrió preguntarle durante el trayecto si sabía el origen de su nombre y lo que significaba. 

     La niña se sorprendió de mi pregunta y respondió que nadie se lo había contado. Comencé a explicarle que Irene es de origen griego y significa paz. A lo que ella respondió: me llamo dos veces ¡Paz!

    Sí — le respondí— te llamas Paz al cuadrado — y sonreímos las tres.

   Esto viene a cuento porque a la familia va a llegar un nuevo miembro (@) ya estamos diciendo  nombres, cada cual aporta los que más les gustan (solo por entrar en el juego) que luego los padres le impondrán el que quieran ellos como es natural.

    Después de tanta divagación al final le digo: mira hijo como decía tu bisabuela” no es el nombre el que hace a la persona, si no la persona al nombre”.

   —Déjate mamá, que algo siempre influye, hay que pensar muy bien  el que se le pone—

    —Pues a guglear un ratito cada fin de semana y os veo haciendo una lista con los elegidos para después cribar hasta que os queden dos o tres y así decidir—

   —Más o menos pero de niñas es muy complicado ¡hay tantos!—

    ¿De niños es más fácil? Creo que por el estilo—

    Que no, que no, anda que no lo doy vueltas, es muy complicado—

Nos despedimos con un afectuoso y sonoro beso y allí se quedó sentado frente al ordenador  gugleando en busca del nombre “perfecto”.

        ©  Todos los derechos reservados 
 
 

3 comentarios:

  1. Estoy segura que acabaréis encontrando el adecuado

    ResponderEliminar
  2. Muy divertido, me ha encantado la ocurrencia... ¡¡¡Paz al cuadrado!!! Buenísimo

    ResponderEliminar
  3. Una sobrina mía también se llama Miriam, pero solo eso. Menos mal, porque los nombres "al cuadrado", como tú dices, me suenan un poco redundantes.
    Respecto a vosotros, seguro que encontráis un nombre perfecto :))
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar