martes, 27 de octubre de 2015

LA FLORIDA, CIBELES Y LA ESTACIÓN DE CHAMBERÍ

   Después de varios años residiendo en una ciudad de Levante  decido pasar unos días de vacaciones en Madrid. Me alejo de los lugares más turísticos para admirar otros igual de interesantes. Comienzo por una antigua estación de metro que me recuerda mis primeros años en la capital, en aquel tiempo había muy pocas líneas lo que contrasta con las innumerables que existen hoy.
    El guía me cuenta que a mediados del siglo XIX el barrio de Chamberí  era una zona industrial  con pocas viviendas que fue creciendo a medida que se industrializaba. Hacia finales del siglo XIX el metro llega al barrio, la estación fue diseñada por Antonio Palacios con unos acabados sencillos incorporando la luz natural mediante un lucernario en el vestíbulo.
   La bóveda está recubierta de azulejos blancos biselados y sus estribos estaban decorados  por grandes recuadros de azulejos sevillanos que limitan el contorno de los carteles anunciadores, también de cerámica con un encintado de ocre y azul.
    Los carteles publicitarios son uno de los grandes atractivos de la estación al conservarse tal y como creados en la década de los años veinte.
    En las obras de remodelación metropolitana la estación quedó fuera del plano y en 1966 se clausuró, los madrileños la conocen como “la estación fantasma”.
    Hoy la he podido contemplar convertida en museo según me cuenta el guía a veces se utiliza para actos especiales y ocasionalmente en algún rodaje cinematográfico.
    Salgo al exterior para volver a entrar y para dirigirme hacia la Plaza de la Cibeles, quiero observarla con detenimiento después de enterarme por un artículo  del periódico lo que su subsuelo esconde.
    Con una copia en la mano releo despacio para memorizar, su escultor fue Ventura Rodríguez en un principio era para los jardines de La Granja, pero al ensanchar la ciudad quisieron un adornarla con algo especial y la estatua cambió de ubicación.
   La diosa griega de la tierra y la fertilidad, guardiana del oro español  si sufriera un robo o asalto todas las habitaciones se inundarían con el agua de la fuente en unos segundos. El agua va del subsuelo de los leones hasta la habitación acorazada, por eso se considera uno de los bancos más seguros del mundo. Se ha convertido en un lugar de celebración de los triunfos del Real Madrid.
   Tiene  ya 230 años y permanece incólume protegiendo la capital con la llave que porta en su mano símbolo de la vida según la mitología griega. En la ciudad de México existe una réplica de la fuente donada por los españoles residentes en el país mejicano.
    Voy dando un paseo hasta la Puerta del Sol para tomar un refrigerio en la Mallorquina después continuo mi excursión por el Parque del Oeste para acercarme al cementerio de la Florida.  Quedé con la persona responsable del cementerio para enseñarlo y terminar un día diferente lleno de satisfacción.
    El pequeño grupo prestábamos tanta atención que solo se escuchaba su voz  describiendo el lugar: Como obsevarán el cementerio es un recinto modesto de reducidas dimensiones, rodeado por un muro de mampostería en aparejo toledano con dos hileras de cipreses, una pequeña capilla y una columna conmemorativa de su creación en 1796 y de los enterramientos de los fusilados el tres de mayo de 1808. Fue erigida en 1981.
   En  dos cajones de plomo y cinc se hallan los restos de los fusilados situados en una cripta bajo una pequeña capilla y una reproducción en azulejos del cuadro de los fusilamientos del tres de mayo de 1808  realizado por Goya. Este pequeño cementerio era utilizado como un lugar de enterramiento, dependiente de la cercana ermita de San Antonio, en el se enterraba el personal de servicio del Palacio Real.
 Al regreso de Francia Fernando VII en esos  lugares fundó la Real fábrica de porcelanas de la Moncloa. Terminado el recorrido  me fui a tomar unas tapas por las tabernas de las calles adyacentes a la Plaza Mayor, luego otra vez al metro agotada y deseando llegar a casa para darme  un largo baño de burbujas.


       ©   
 
 
  
                                                    

 

S. RUSIÑOL


jueves, 15 de octubre de 2015




martes, 13 de octubre de 2015

A. MACHADO (Poema)

Era un niño que soñaba
Un caballo de cartón.
Abrió los ojos el niño
Y el caballito no vio.
Con un caballito blanco
El niño volvió a soñar;
Y por la crin lo cogía…
¡Ahora no te escaparás!
A penas lo hubo cogido,
El niño se despertó.
Tenía el puño cerrado.
¡El caballito voló!
Quedose el niño muy serio
Pensando que no es verdad
Un caballito soñado.
Y ya no volvió a soñar.
                                            

domingo, 11 de octubre de 2015

VAN GOGH

Mi regalo para ti Chari.



viernes, 2 de octubre de 2015

EN LAS ORILLAS DEL SAR (Extracto)

                                DICEN
Dicen que no hablan, ni las fuentes, ni los pájaros,
ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuándo yo paso
de mi murmuran y exclaman:
                        Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera de la vida de los campos,
Y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
Y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.
                        R. de Castro                                                         Pintura de S. Rusiñol

AVE FÉNIX