lunes, 26 de marzo de 2018

lunes, 12 de marzo de 2018

VOCACIÓN ADQUIRIDA

En plena madrugada nos levantamos con los ojos hinchados por la falta del sueño reparador y con los nervios a flor de piel. Había tanta prisa por llegar a la playa como si en cualquier momento fuera a desaparecer, que apenas tomamos unos sorbos de leche.

Cargamos las maletas y el “tom tom” ¡por Dios que no falte el tom tom que nos perdemos!

A las doce ya estábamos instalados en trocito de arena lejos de la orilla ¡ay que ver cuanta gente! Desde el aire debemos parecer hormigas amontonadas eso sí coloridas, porque por color que no quede.

Priscila no tardó en volver a comunicarnos que ya tenía una nueva amiga con la que divertirse entre las olas.

Los días plácidos de playa más que pasar volaban para ella aunque a los demás nos abrumaba el gentío que a cualquier hora abarrota la ciudad.

Año tras año siempre en la primera decena de agosto hemos acudido a la cita con las olas y en la misma ciudad. Cumpliendo la promesa que cada verano las niñas se profesaban.

A Priscila le llegó el momento decisivo de elegir los estudios que la decantarían en el futuro. Se diluía entre aficiones artísticas o encauzar su vida por otros derroteros.

Sentada frente a su portátil mientras clasificaba las fotos de veranos anteriores sonrió al ver a Blanca, su amiga de olas. Entonces se le encendió “la bombilla” sería psicóloga.

Recordó como le hablaba del Síndrome de Tourette que padecía y lo que había sufrido hasta que se lo diagnosticaron, pues algunos médicos decían a sus padres que era autista.

Éste síndrome es un trastorno neurológico que provoca movimientos y sonidos involuntarios por ello hay que completar con pruebas de autismo.

Es más frecuente entre los varones y su punto álgido es en la adolescencia, a medida que el tiempo pasa va disminuyendo y entre los tics típicos se hallan: pestañear, hacer muecas o carraspear.

Ha pasado el tiempo y Priscila convertida en psicóloga sintió la necesidad imperiosa de regresar a la playa de su infancia a mezclarse con las olas.

Ese agosto en la primera decena como antaño siguió el ritual de aquel primer viaje y al llegar a la arena corrió hacia el agua mientras pensaba ¿Y si Blanca estuviera aquí? …

 


©  Todos los derechos reservados.