jueves, 24 de mayo de 2018

LA MAESTRA DE HETAIRAS

  La casa estaba en pleno frenesí con los esclavos trabajando a toda prisa ante la inminente llegada de los invitados.

Eran las fiestas en honor de Dionisio, en un cuarto apartado se hallaba mi madre con unas cuantas mujeres ensayando los bailes en su honor, yo tenía  trece años por ello les pedí que me dejaran presenciarlos.

Después de consultarlo con las sacerdotisas éstas aceptaron mi presencia. El baile me maravillaba. Ver  los contoneos sinuosos como a cada vuelta iban tomando más velocidad hasta caer desmayadas.

Al finalizar me dirigí a la más anciana – ¿Puedo ser bailarina de Dionisio?—

Por unos instantes creí que no me había escuchado y  repetí la pregunta, ella llamó a mi madre y se lo expuso. Al ser hija de una antigua sacerdotisa tendría que aprender filosofía, el baile y lo que significaba dedicarse por entero al dios.

Con las voces de los invitados y la alegría del vino el griterío se colaba en la sala y les desconcentraba por lo cual finalizaron  los ensayos.

Un amigo  de mi padre trajo a su hija menor para que disfrutara de las fiestas, era unos meses menor que yo más tímida y regordeta.

Nisea venía de Babilonia apenas hablaba griego y asistía a las clases de Literatura. Cuando recitaba a Homero balbuceaba, los  niños se burlaban y el maestro finalizaba la clase.

Con mi ayuda aprendía rápido y ella a cambio me enseñaba algunas palabras en persa. Por las tardes nos íbamos a la playa donde nos bañábamos en la orilla de las niñas.

Me encantaba bucear buscando la casa de Poseidón, mientras ella solo se mojaba los pies. A medida que veía como me sumergía hasta la oscuridad, me pidió que la enseñara y así nos sumergiríamos desnudas hasta la frontera de las tinieblas.

Mi madre comenzó a explicarnos como las bailarinas que se consagran a Dionisio y las sacerdotisas solo yacen con el dios, beben vino y hacen toda clase de excesos que él les pida con la condición de no propagarlos.

Entonces  nos relataba como en su país se adoraba a la diosa Cibeles y los bailes los realizaban los hombres, sobre todo jóvenes que llegaban al éxtasis  llegando a cortarse su virilidad en señal de máxima entrega a la diosa y los arrojaban hacia las puertas de las casas que permanecían abiertas durante los festejos.

Si al hacerlo entraban  en una de ellas los dueños debían cuidarlos hasta que se recuperaran, y los que se quedaban fueran seguían bailando hasta morir desangrados.

Al escucharlo un escalofrío recorrió mi cuerpo y le pregunté: ¿luego que hacen los eunucos?

—Los compran los nobles y los más ricos comerciantes para que le sirvan, los mejores suelen ir al palacio del rey y cuidan del harén —

Me entró la curiosidad por la cultura persa y me dijo que cuando se fueran le pidiera permiso a mi padre y podríamos ir a Babilonia.

Los mejores maestros de filosofía, literatura, matemáticas y demás artes nos educaban al más alto nivel para poder hacer discursos de todo tipo incluso de política. Aunque no pudiésemos asistir a las asambleas en la enseñanza nos preparaban igual que a los hombres.

Una mañana Nisea me dijo que le había llegado el momento de partir a su hogar al saberlo me entristecí.
Comenzó a llenar sus baúles con los peplos de los colores más variados y hermosos que trajo y algunos que le compramos en el mercado como recuerdo de su visita.


Continuará.....
 ©  Todos los derechos reservados.

miércoles, 23 de mayo de 2018

domingo, 20 de mayo de 2018

MASCARADA

Este mes de abril está llegando a su ecuador con una primavera tan lluviosa que parece que volviera el diluvio. Los días se han vuelto negros, fríos e invernales que congelan hasta el espíritu. Las emociones están a flor de piel, sensibles o desquiciadas, según de donde venga el aire.

Desde mi ventana veo el árbol sin nombre, no lo necesita, es vulgar como la mayoría de los que forman el parque. A su alrededor se yerguen los pinos con su verdor insultante, cipreses que adornan ambas orillas de los paseos, que miran desafiantes hacia el firmamento, y tú, comienzas a despuntar en tus ramas los primeros brotes de la estación donde dicen que resurge la vida.

Las raíces sujetan con fuerza la tierra buscando el alimento y saciar la sed, tienes que nutrir las venas para alimentar a tus hijas, que ahora te desdeñan y se abandonan en los brazos de una ligera brisa que las lleve hasta el suelo.

Tienes un tronco robusto cubierto de líquenes de color oscuro que se apresuran a formar un tapiz a tu alrededor para cubrir tu desnudez, luego esperarán a que el estío les duerma con su calor abrasador.

Te miro una y otra vez, mientras las hojas del año anterior se resisten a caer, han luchado contra el sofocante estío, han aguantado firmes el duro invierno de la meseta, saben que están muertas pero se resisten a caer, a ser abono del mismo árbol que vistieron con sus mejores galas y orgullosas de su color verde brillante, envidia de sus congéneres pues los pajarillos te elegían por tu sombra fresca. Ellos le ponían la banda sonora hasta que unos emigrantes de colores vivos y de mayor tamaño comenzaron a desalojarlos, sin embargo pese a su pequeño tamaño defienden su territorio con energía.

Siento que esas hojas marrones lloran al despedirte y poco a poco se descuelgan con el viento en estos días huraños, y con el brote de la vida, unas nuevas y diminutas hojas de un color esplendoroso estallan con fuerza ocupando sus dominios.

Una corta infancia y una juventud llena de vigor vestirán de nuevo tus ramas cada vez más largas como si quisieran alcanzar las nubes para jugar a algo diferente, quizás  poder realizar tus sueños a veces inalcanzables.

Yo también soy como tú, fuerte y paciente, los años pasados entre luchas unas perdidas y alguna ganada, las menos, voy tomando perspectiva ante los nuevos retos, que suelen ser pocos.

La soledad a veces tormentosa y otras acariciada me acompaña cada minuto como la respiración que alimenta mi cuerpo.

Lo mismo que a ti, veo alejarse a las personas que a lo largo de mi vida me acompañaron entonces la melancolía me embarga. Las nuevas generaciones me enriquecen y hacen más llevadera la recta final de mi camino, pero mientras recorro el trayecto, disfruto  cada momento y realizo algunos sueños que otrora quedaron rezagados por el devenir de los acontecimientos.

Ahora en la vejez me siento viva en esta primavera desquiciante y creo que los dos resurgimos con vigor mientras nuestras raíces nos sujeten a la tierra. La fuerza para dedicarme a hacer cosas nuevas y llenar de gente agradable algunas tardes me satisface.

Por ello miro al cielo luminoso y al igual que las florecillas absorbo el viento y el sol, escucho a los pájaros de tus ramas mientras sonrío al verte cada día más vestido con tu traje nuevo donde los rayos del sol reflejan en tus hojas su fulgor.

Quién sabe de tus anhelos, los humanos creemos que somos los reyes del universo y somos una pieza más en el engranaje de la cambiante naturaleza. No somos tan diferentes solo que nuestra vida es muy corta y la mayoría de las veces la desaprovechamos con nuestros innumerables defectos y nuestras escasas virtudes.

Tú nos sobre vivirás hasta que alguna enfermedad te agote o la mano de un hombre desalmado decida por ti.

Espero verte cada primavera fuerte, robusto y orgulloso de tu especie, porque yo te hablaré aunque no me escuches, te sonreiré y de vez en cuando me sentaré bajo tus ramas recostada en tu tronco para de ese modo sentir tus caricias.

 ©  Todos los derechos reservados.
 

viernes, 18 de mayo de 2018

jueves, 17 de mayo de 2018

EN EL AUTOBÚS

No hay como viajar en el transporte público y observar al personal como sin conocerse de nada se cuenta obras y milagros de su azarosa vida, sobre todo si ya han alcanzado la edad dorada o no tan dorada de la jubilación.

La filosofía de andar por casa que esa sí,  es la que de verdad ayuda a los que quieran aprovecharla, que no solo somos unos viejos decrépitos que chochean, pero bueno que me desvío de la cuestión.

Uno de los días que bajé al centro al regresar a casa después de un paseo por la playa subo al autobús y escucho a dos jóvenes dorados como dicen:

—Que no hay que sufrir tanto niño, como tú te vas a morir y yo también—.

—Ya pero yo soy  un poco más joven que tú—

—Sí como si eso fuera garantía de quien se va a morir antes. —
Se miran a los ojos con cara de resignación.
Comprendo que mientras lo esperaban habían pasado el rato conversando y que llegué a oír solo el final y es que a la parca la queremos lejos y cuando más tarde mejor.
La siguiente anécdota no la puedo olvidar pues todavía resuenan las risas en mi cabeza, la espontaneidad de los niños y su capacidad de sorpresa por las cosas más inverosímiles me provocan ternura, lástima que dure tan poco.

En la parada de los colegios un montón de niños y familiares que van a recogerlos al acabar el día escolar, se abren las puertas y como en estampida suben  corriendo y van hacia la parte final del bus cuando de repente uno se para en seco delante de un señor con los ojos muy abiertos y con admiración exclama: ¡Vaya bigote! ¿Ese bigote es tuyo?

El caballero sonríe y responde: Claro que es mío

      — ¿Pues has debido de tardar mucho tiempo? Es muy grande—

    Sí, mucho tiempo, ¿por? —

    Porque mi papá lo tiene desde hace mucho y a penas crece, pero el suyo es negro ¿sabes? bueno adiós—

El niño se va junto a sus amigos sin dejar de murmurar ¡Vaya bigote, eso sí es un bigote y encima blanco!

También se oyen penas, desgracias y sufrimientos de eso todos tenemos en demasía, por eso unas risas de vez en cuando nos anima a llevar mejor nuestros días.

Me vuelvo a desviar de lo que os quería decir, una de tantas cosas nimias pero que al escucharlas nos dibujan una sonrisita en el rostro.

Una de esas tardes que apetece tomar un café, en la terraza de una cafetería para pulsar el ambiente de la ciudad y dar una vuelta por los escaparates del centro, solo por ver la moda que nos quieren vender  y los vivos colores del paseo que llegan con la primavera.

Pues esa tarde al subir al bus me senté en el asiento  que hay detrás del conductor, comencé a escuchar la conversación, sin prestarles mucha atención a las tres personas que estaban a mi espalda sus voces daba lugar a que se enterara todo el autobús.

Hablaban de huertos, de aves pero lo que en verdad hizo que de mi boca saliera una mal disimulada carcajada.

Después de un rato una de ellas le dijo: Me guardas un pollo para el sábado.

—Claro tu me llamas el día de antes y mi marido te lo prepara, como si quieres huevos—

—Pero lo quiero muerto y sin plumas—

—Te costará un poco más—

—No importa, que no quiero matarlo, yo no lo asesino—

—No mi marido no los asesina, solo los mata—

Un final estupendo para una tarde de paseo. Que más se puede pedir.

©  Todos los derechos reservados.

lunes, 14 de mayo de 2018

CITA


El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación.

» Ludwig van Beethoven  (1770-1827) Compositor y músico alemán